10 consejos útiles para que tu gato utilice su rascador

  • 30 marzo, 2015

A lo largo de este post vamos a explicaros los 10 consejos más importantes para conseguir que nuestro gato comience a usar el rascador y que lo utilice de forma habitual, evitando que rompa otras partes de la casa como los sofás, las paredes, las cortinas o las alfombras. Estos son algunos de los consejos que mejor funcionan a la hora modificar la conducta de nuestro gato, pero todos los gatos no son iguales y siempre hay alguno al que le funcionan mejor unas cosas que otras, de modo que, sería estupendo si nos dejarais un comentario diciéndonos lo que os han funcionado mejor y las cosas que no os han dado tanto resultado.

Comprendemos que puede llegar a ser muy frustrante gastarte dinero en un bonito rascador y que a los pocos días tu gato siga afilándose las uñas con la esquina del sofá o las cortinas. Por eso queremos compartir con todos vosotros el top 10 de los consejos más útiles a la hora de incitar a nuestro gato o gatos a utilizar el rascador.

Consejo 1: Desde pequeños.

Sabemos que este es un consejo bastante inútil para aquellos que tengáis un gato adulto, pero es una premisa imprescindible, que se debería cumplir siempre y cuando nos sea posible. Es muchísimo más fácil acostumbrarlos a los rascadores para gatos si se los introducimos cuando son pequeños, que en la etapa adulta.

Consejo 2: Altura del Rascador.

Poste Rascador

Los gatos utilizan los postes rascadores para estirar sus espaldas.

Una de las razones por las cuales a los gatos les gusta utilizar el rascador es para poder estirar los músculos de su espalda. Es muy recomendable que la zona de rascado de nuestro rascador tenga una altura apropiada para que ellos puedan engancharse a la parte superior y estirarse. Si les compramos un rascador con un poste bajito o con formas extrañas, el gato no se sentirá cómodo y es posible que decida estirarse en algún lugar indeseado.

Consejo 3: Estable.

Si es rascador es inestable o endeble, los gatos suelen asustarse y rechazarlo. Lo ideal es comprar un rascador con una base amplia y fuerte e incluso anclarlo a la pared o al suelo con algún tipo de sujeción para que no se mueva lo más mínimo. A casi ningún gato suele gustarle utilizar un rascador que se mueve y tambalea cuando lo usan o cuando se suben encima de ellos.

Consejo 4: Textura.

Existen multitud de rascadores que utilizan una gran variedad de materiales como superficie rascadora. Hay rascadores de sisal, de cartón, de moqueta, etc… Aunque la variedad más popular son los rascadores que utilizan cuerda de sisal, debemos saber que hay muchas más opciones. Sin embargo, cada gato tiene sus propios gustos y preferencias y es posible que si se niega a utilizar su rascador sea porque no le gusta la textura que tiene el suyo.

Consejo 5: Ángulos.

Dependiendo de los gustos de nuestro gato, podemos comprarle un rascador horizontal o vertical. Para aquellos a los que les guste rascar en posición horizontal, deberíamos conseguirle una superficie rascadora en plano, como por ejemplo las alfombras rascadoras. Para aquellos gatos que les guste más las superficies verticales, lo ideal sería un rascador más clásico, como los postes. Tampoco debemos olvidar que hay rascadores con una superficie rascadora inclinada, para aquellos que prefieren quedarse entre una elección y otra.

Gato sofa

Debemos elegir un rascador de características similares a la pieza de mobiliario que esté arañando.

Consejo 6: Imitación.

Con tantas opciones es posible que no tengamos nada claro que tipo de rascador para gatos escoger y para ello, lo ideal sería elegir un rascador lo más parecido posible al lugar que haya elegido de la casa para arañar. Por ejemplo, si nuestro gato se está dedicando a destrozar una esquina de un sofá, lo ideal sería ponerle un rascador para gatos vertical con una textura parecida a la de la tapicería del sofá. Si por ejemplo, se dedica a destrozar una alfombra de casa, deberíamos comprarle un rascador en forma de alfombra.

Consejo 7: Uno por cabeza.

Esta es una regla básica e importante. Debemos tener al menos un rascador por gato, e incluso sería recomendable tener uno extra. El rascado es una manera que tienen los gatos para marcar su territorio y en el caso de tener más de un gato, cuando nuestro rascador esté marcado por uno de ellos, el otro preferirá arañar cualquier mueble de la casa para así poderlo marcar como suyo.

Consejo 8: Emplazamiento.

Elegir el lugar adecuado de la casa para colocar el rascador es fundamental a la hora de enseñarlos a usar el rascador. Como hemos comentado anteriormente, el rascado es una forma que tienen los gatos de marcar su territorio, y lo ideal es colocarlo en un lugar accesible de la casa, por donde haya movimiento. Otro de los lugares idóneos sería cerca o delante del lugar que el gato haya escogido arañar y una vez que el gato se haya habituado a utilizar el rascador, ya podremos moverlo a un lugar más apartado. Y si tu gato tiene un lugar preferido para echarse la siesta, sería perfecto colocarlo cerca y de ese modo, cada vez que se despierte, puede usar el rascador para estirarse.

Premios gato

Utilizar premios cerca del rascador para crear una experiencia positiva.

Consejo 9: Una experiencia positiva.

Cuando introduzcas a tu gato al nuevo rascador debes crear una experiencia positiva. Sería estupendo si le colocaras alrededor del rascador unos premios especiales para ellos o incluso si rociamos un poco de catnip por toda la superficie. Otra buena idea sería jugar con ellos alrededor con una caña con pluma en un extremo para provocar que aterrice con sus patitas sobre el rascador cuando intente atrapar el juguete. Además, deberíamos premiarle cada vez que le veamos usar el rascador.

Consejo 10: No los obligues.

No debemos enseñar a nuestro gato a utilizar el rascador. No debemos forzarlos a utilizar el rascador sujetándole las patas y pasándoselas por el rascador ya que lo único que conseguiremos será asustar a nuestro gato y crear una expreriencia negativa en torno al rascador y esto es lo último que queremos. Además, si les forzamos a hacer algo que no quieren, lo más normal es que se enfaden y se marchen a otro lado.

Esperamos que os hayan servido y os hayan sido útiles estos 10 consejos para conseguir que los gatos se habitúen a utilizar el rascador. Cada gato tiene su propio carácter y sus propias manías y no sería raro que a algunos gatos les funcionen mejor unos conejos que otros. De todas maneras, siempre estamos interesados en escuchar cuales de estos consejos han funcionado mejor y cuáles peor. Para cualquier duda o consulta, podéis dejar comentarios que responderemos encantados.

 

Este post tiene 2 comentarios

  1. Mercedes

    A mi lo que siempre me ha funcionado con los gatos propios y los que he tenido de acogida… es ir al rascador y empezar a rascar yo…. y cuando ellos querían cotillear los apartaba despacio reclamando el espacio… como son muy suyos… cuando me he hecho la descuidada…. han ido corriendo a usar el rascador.

    1. Madagascar Mascotas

      Es que son de lo que no hay… Esta es otra idea muy buena para conseguir que utilicen su rascador para gatos. Seguramente esto que hacen ellos esté relacionado con el tema del marcaje, ellos te ven a ti utilizando algo que han marcado previamente y cuando te despistas, van corriendo para marcarlo de nuevo.
      Muchas gracias por tu aportación, Mercedes!

Responder a Mercedes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*